jueves, 4 de julio de 2013

Tarta y Cupcakes de Zanahoria y Piña

  El pasado 23 de abril, día internacional del libro, me regalé el libro de Peggy Porschen, "Boutique de pastelería: pasteles, cupcakes y otras delicias". Es cierto que está lleno de fotografías deliciosas y aunque algunas recetas me parecen muy parecidas con ligeras variaciones, lo cierto es que da muy buenas ideas y estaba deseando estrenarlo.


  Elegí una tarta muy rica y muy fresquita, y separé parte de la masa para hacer unos cupcakes con el mismo espíritu pero sin  algunos ingredientes (la dieta de mi padre es muy estricta). Está cubierta y rellena con una crema de mantequilla y queso al limón que combina muy bien con el bizcocho.
  Tengo que comentar que gran parte del éxito de la receta está en que los ingredientes frescos estén realmente sabrosos (zanahoria y piña). Afortunadamente he localizado un puesto en el mercado que tiene una fruta y verdura excelente, de esos que te da confianza todo lo que compras y en concreto las zanahorias son frescas, jugosas, dulces y como es lógico, un bizcocho con ellas da gusto comerlo. Hace unos días hice otro bizcocho con zanahorias del supermercado y no diré que estuviese malo, pero es que no se pueden comparar.

Ingredientes para los bizcochos:
  • 140 ml de aceite de oliva virgen extra suave.
  • 200 gr de azúcar moreno.
  • Un huevo pequeño (80 ml en la receta original).
  • 80 gr de nueces peladas y troceadas.
  • 320 gr de zanahorias peladas.
  • 280 gr de piña natural (piña en conserva en la receta original).
  • 290 gr de harina tamizada.
  • Tres cuartos de cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Tres cuartos de cucharadita de levadura en polvo.
  • Un cuarto de cucharadita de canela en polvo (Tres cuartos en la receta original).
  • Una pizca de sal.
  • Una cucharadita de pasta de vainilla (o esencia).

Ingredientes para la crema:

  • 270 gr de queso Philadelphia.
  • 170 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 300 gr de azúcar glas tamizada.
  • Una cucharadita de esencia de limón (o de ralladura).

  De los ingredientes ya os decía que es una diferencia radical la calidad de las zanahorias y de la piña. En mi estupenda frutería también venden las piñas naturales y las preparan en un momento, las pelan y las dejan cortadas como un muelle. En la receta original se utiliza 80 ml de huevo (como medio huevo, según dice el libro), pero yo puse uno entero. Además reduje bastante la cantidad de canela en polvo porque me encanta el aroma pero después me cansa mucho en el bizcocho. 

  Y para la crema en el libro recomiendan una crema de mantequilla con ralladura de limón. Yo la hice con queso para untar porque me encanta esta versión. Le puse un aroma de limón queda estupendamente con todo, últimamente la uso mucho aunque también se puede utilizar ralladura de limón, lo que no recomiendo es utilizar el zumo porque se corta la crema de mantequilla. 

  Lo primero es encender el horno a 180º para que se vaya calentando. Rallamos las zanahorias o también se pueden triturar (yo lo hice en la Thermomix en unos segundos) y partimos la piña en trozos no muy grandes.


  Se mezclan el aceite con el azúcar, batiendo bien. Yo lo puse en la Kitchen Aid, pero se puede hacer toda la tarta con unas varillas manuales (es que soy muy floja, lo admito).


  Se añade el huevo batido y la vainilla y se mezcla bien.


  El siguiente paso es añadir las nueces, piña y zanahoria, pero yo sólo puse la zanahoria. El motivo es la dieta de mi padre que no puede comer frutos secos y como tampoco tenía claro lo de la piña, no le puse a sus cupcakes por si acaso. 


 Se añade la harina tamizada con la sal, levadura, bicarbonato y canela en polvo y se mezcla con suavidad y con movimientos envolventes hasta que la masa esté ligada.


  Separé masa para hacer cuatro cupcakes y al resto le añadí la piña y nueces. Pesé la masa para la tarta y la dividí en dos moldes de 15 cm previamente engrasados. En la receta original se hacen tres bizcochos de 15 cm, pero al haber separado parte de la masa, preferí dejarlo en dos.


  Se hornean los bizcochos para la tarta unos 45 minutos, hasta que al pincharlos en el centro la aguja salga limpia. Los cupcakes los hornee aparte porque necesitan menos tiempo y no quería que se quemaran o abrir el horno antes de tiempo. Los tuve unos 20 minutos.


 Cuando los bizcochos se hayan enfriado un poco, se desmoldan y se dejan enfriar del todo sobre una rejilla. 
  En el libro recomiendan hacer los bizcochos el día antes, envolvedlos en film transparente y dejarlos reposar toda la noche. 

  Para elaborar la crema, la mantequilla debe estar a temperatura ambiente, pero cuidado en estas fechas que pasa de estar fría a estar derretida en cuestión de minutos (al menos en mi cocina). Se bate varios minutos con el azúcar glas, primero a velocidad suave hasta que se integre el azúcar y después a velocidad media. Tiene que quedar esponjosa y de un color muy clarito.



  Entonces se añade el queso philadelphia (yo lo pongo frío) y el aroma de limón y se bate un poco más hasta que queda todo integrado.



  Con los bizcochos fríos y la crema ya preparada, empezamos a montar la tarta. Normalmente suelo nivelar los bizcochos con la lira para bizcochos, en este caso también lo intenté aunque reconozco que no fue nada fácil, con los tropezones que tiene la masa (piña y nueces) el corte no fue nada limpio así que corté uno y el otro lo deje tal cual (afortunadamente estaban bastante planos).



  Se pone una cucharadita de crema en el centro del plato para que la tarta quede pegada y no se mueva mucho. Se pone una buena cantidad de crema encima del primer bizcocho y después el segundo bizcocho.

  Se cubre todo de crema y se alisa con la espátula. También se puede decorar con una manga pastelera como en esta tarta. Es mejor poner una ligera capa de crema, dejarla enfriar y poner un poco más de crema. Mis niñas se dedicaron a darle un toque de color.


  En el caso de los cupcakes, intenté hacer una decoración parecida a la de los cupcakes del libro de Peggi, una decoración que parece muy sencilla pero me costó un par de intentos dejarlos medio monos.
  Lo que hice fue poner una cucharada de crema sobre el cupcake y con la espátula pequeña le di forma como de montaña lo más lisa posible para eso fui girando el pastelito con una mano mientras presionaba ligeramente la crema con la otra.




  Después presioné en el centro de la "montañita" con un leve giro de muñeca.



  Tengo que ensayar más, pero no suelo encontrar muchas oportunidades para hacer cupcakes.



  Y por último el corte de la tarta.



  Aquel día no pude comer con la familia, aunque me dejaron un trocito para que la probara.

9 comentarios:

  1. Zanahoria y piña?! Me rasgo las vestiduras, jajaja. Qué ricura. Me gusta todo de esta entrada: los ingredientes, la presentación, el plato rectangular, los confetis esos tan monos de la tarta; jo, es que todo está súper bien. Saludos, guapi. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chiquilla! Contigo por aquí da gusto escribir recetas! Muchos besos

      Eliminar
  2. Hola Aprendiz de repostera, que ricura mmm me encantan los cupcakes!! y con piña y nueces mmm, saludos y gracias por la receta, tu platón rectangular es preciosoooo!!!
    http://memoriasdemicocina1.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  3. Acabo de conocer tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí y de paso te invito a visitar el mío cuando quieras!! Besos!!
    http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Pues que original con esos ingredientes, y que preciosa te ha quedado, ese libro fue un regalo maravilloso que te hiciste. Mil besicos

    ResponderEliminar
  5. Qué rico el bizcocho con esos tropezones y que bonito resultado final, como siempre. Besos!

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con las dos versiones, qué delicia. La tarta de zanahoria es de mis favoritas y también tengo una receta con piña, pero no la he hecho porque Paco es alérgico y no es plan... :)
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Hola preciosa, hice la tarta ayer y hubo pelea por el último trozo. Estaba buenisisima y me quedó espectacular.
    La hice un poco light porque sustituí la mitad del queso philadelphia por queso fresco batido de mercadona y en lugar de mantequilla puse margarina sabor mantequilla, todo para comer un trozo mas grande con menos cargo de conciencia jeje, besos y gracias por la receta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuanto me alegro!!! Ya sabes que hay que hacerla más grande la próxima vez! Besos

      Eliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!