jueves, 18 de julio de 2013

Tarta Búho y Bizco-chups

 Una vez más llega el verano y nos tomamos un descanso en la cocina. 
  Me quedan muchas recetas que se han ido acumulando, pero he seleccionado para despedirme las tartas que hicimos para dar las gracias a todos los monitores del Proyecto Buho, donde las niñas han pasado las mañanas de julio y que una vez más han demostrado un cariño y profesionalidad extraordinarias.


  Este año tocaban dos tartas porque las niñas estaban en clases distintas y las dos querían llevar su propia tarta. Andrea me lo puso muy fácil, como de costumbre. Quería una tarta con el búho que sirve de logo para todas las camisetas, gorras y actividades de las clases. 


  La idea de Paula era mucho más elaborada (como siempre también). Ella siempre quiere que su desayuno esté relacionado con el tema de la semana y nos tocó una temática muy original: Emprendedores. 
  Cada grupo tenía que diseñar un invento y promocionarlo y en el grupo de Paula diseñaron una gorra con unas hélices (para poder salir volando) y aire acondicionado y un accesorio para poner una bebida y yo no sé cuantas cosas más. Intenté disuadirla, pero a cada cosa que le decía se emocionaba más y más. Tanto que acabó haciendo ella sola la tarta. 


  Mi aportación a la tarta fueron los cake-pops, o bizco-chups o simplemente bolitas de bizcocho con un palillo como piruletas.

  La tarta de Andrea era un bizcocho bundt de nocilla, con nocilla para pegar el fondant como en montaje de una tarta decorada. Para el dibujo del búho seguí la técnica de puzzle, recortando una imagen.


  Cada pieza hay que colocarla sobre la tarta e ir encajando los trozos, más que un puzzle era una imagen por capas para que tuviera algo de profundidad.


  Es una tarta muy sencilla de hacer y la rematé con un "Feliz Verano" en los laterales.


  Las bolas de bizcocho suelen hacerse con un bizcocho desmigado y alguna crema como queso de untar, nocilla o cualquier cosa que permita amasarlo y darle forma. Yo conocí este postre gracias a Morgana y sin duda las que más me gustan son las de Bakerella que es una artista.

  Sin embargo yo no utilicé esta técnica, en verdad estaba deseando probar un molde nuevo que hace bizcochos con forma de esferas pequeñas.


  Hice la masa de brownie y repartí una cucharadita generosa en cada cavidad.


  Se coloca la segunda pieza encima y se cierra con unas pestañas.


  Estuvo en el horno 16 minutos, algunos crecieron un poco más y rebosaron por el agujero de la parte superior, pero no pasa nada porque el sobrante se elimina fácilmente.


  Quedan bolas casi perfectas.


  Digo casi porque la mayoría tenía como un anillo en el ecuador, donde se juntan las dos piezas del molde. Pero se pueden recortar fácilmente con un cuchillo.


 Esas bolas se podrían cubrir directamente con chocolate, pero me hacía ilusión ponerles el palito, como si fueran chupachus. En las tiendas especializadas venden palillos para esto. Con un poco de chocolate y paciencia se consiguen unos mini-bizcochos muy decorativos.


  Derretimos el chocolate al baño maría o al microondas, removiendo para evitar que se queme. Mojamos el palillo en el chocolate y lo pinchamos en la bola de bizcocho.



  Hay que esperar que el chocolate se enfríen en la nevera y se endurezca. Si nos saltamos este paso, es muy posible que bañar las bolas en más chocolate sea una tarea muy difícil, las bolas se mueven o se caen y resulta desesperante.

  Cuando el chocolate se haya enfriado y el palillo haya quedado bien sujeto a la bola, introducimos toda la esfera en el chocolate fundido. Yo le añadí una cucharada de mantequilla para que resbalara con más fluidez y que la capa de chocolate no fuese tan gruesa. En verdad es una tarea sencilla, pero algo tediosa.


 Lo más cómodo es poner el chocolate fundido en un recipiente como un vaso, donde la bola quepa bien y se pueda cubrir de chocolate con facilidad. También es muy cómodo tener un trozo de corcho blanco o cualquier superficie donde se puedan clavar los palillos sin que se muevan ni se caigan.
  Antes de que se enfríen les podemos poner fideos o bolitas de azúcar para queden más coloridas.

  De la mini tarta os puedo decir que está hecha con la misma masa de brownie pero en un molde más grande y cubierta con fondant. Pero de la decoración no tengo ninguna fotografía, como comentaba antes la hizo Paula completamente sola porque yo tuve que irme.


  Tengo que reconocer que no pensé que le fuera a quedar tan bien. Ella hizo la gorra, el pelo, la cara y aunque no se ve bien, tiene la hélice en la parte de arriba.  
  La pusimos sobre un bizcocho básico cubierto con el chocolate que sobró de decorar las esferas, para poder llevarlo todo junto.


  Me alegra decir que fueron un éxito y que todos los niños quisieron probarlas.


  Aprovecho para volver a darles las gracias a todo el personal y monitores del Proyecto Búho, nuevamente ha sido un placer contar con vosotros para estas mañanas de verano.

  Así mismo quería agradecer también a todos los que me leéis, comentáis y os pasáis por aquí ya que sois vosotros los que me animáis a seguir compartiendo y comentando las recetas que preparo. ¡Muchas gracias a todos y buen verano!

4 comentarios:

  1. Enhorabuena x esas dos tartas. Paula está hecha una artista!!! Los moldes están genial, me pido uno pa reyes!!! jejje. ¿aun queda mucho verdad? bueno, con paciencia.... todo llega!! jejje Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Pero qué bien lo pasais!! Las tartas, chulísimas :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de conocer tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí y de paso te invito a visitar el mío cuando quieras!! Besos!!
    http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!