martes, 4 de febrero de 2014

Tarta para un Maestro

  D. Pascual es un MAESTRO excepcional. Si, con mayúsculas, porque lo merece. Todos los niños lo adoran y entre los padres todo son elogios. Por eso el día de su cumpleaños hemos pensado organizarle una pequeña sorpresa.
  Y no me refiero a que los niños le estaban esperando escondidos en la clase con las luces apagadas, para "sorprenderle" con un Feliz Cumpleaños (imagino que a voz en grito), es que llevan casi dos semanas preparando una pancarta y una tarjeta con dibujos y dedicatorias. Todos los niños han participado de alguna manera y Paula me ha estado ayudando a hacer una tarta para la celebración.


  Las asignaturas que imparte D. Pascual son lengua y matemáticas, así que se me ocurrió hacer una tarta en forma de libro abierto y dedicar una página a cada una de ellas. Le pedí a Paula que me trajera sus libros de texto para hacerme una idea (normalmente se quedan en la clase) y la pobre se pasó una tarde sentada sobre sus libros para que no se diera cuenta. 

  Además una de las niñas tuvo la genial idea de hacer una foto con todos los niños de las clase y se me ocurrió incorporarla a la tarta (impresa en papel de azúcar) con una figura de D. Pascual como apoyándose en ella. 

  Me hubiera gustado poder ver el resto de las manualidades de los niños, sé que le han gustado mucho y espero que haya tenido un día muy especial con sus alumnos.

  Lo primero que hice fue la figura de D. Pascual, para que tuviera tiempo a secarse bien y sobre todo porque me cuesta mucho trabajo representar a personas. La hice por completo en pasta de goma porque al estar de pie no me fío mucho del fondant por mucho cmc que se le añada. 

  Hice algunas fotografías del proceso, pero me resulta difícil describir los pasos ya que voy probando unas cosas y otras hasta que me parece bien. En los cursos a los que he asistido utilizábamos una pelota de corcho blanco para ponerla como base de la cabeza (cubierta con fondant) y que sea más fácil modelar. Como en los cursos no se dispone de mucho tiempo, es lógico utilizar estos trucos, pero yo prefiero utilizar una pelotita de pasta de goma seca o para cabezas más grandes una de RKT si el tiempo me lo permite. 

  En este caso utilicé una bola pequeña de pasta de goma que dejé secar completamente con un palillo para poder manejarla mejor. Esa pequeña bola hace que podamos modelar la cara, apretando y moviendo la pasta de goma sin que se deforme toda la cabeza. Cuando estuvo seca cogí otra bola de pasta de goma fresca para envolver a la primera y poder modelarla.


 Como se puede ver en la fotografía anterior, para cabezas tan pequeñas son muy cómodas las mini estecas que te permiten llegar a los detalles que no se pueden hacer con las manos. Los pasos que seguí fueron los siguientes: 

  Empezamos con una bola, se le puede dar una forma más redondeada o cilíndrica según la cabeza que queramos representar. Se aplana un poco por donde irá la cara, la parte posterior no importa mucho porque suele ir tapada con el pelo.



  Para no despistarme demasiado, marque muy suavemente la zona de los ojos, nariz y boca.



  De hecho la nariz es lo que más trabajo me cuesta. Hay que utilizar las estecas para llevar un poco de masa desde los mofletes hasta la nariz, marcando un poco las aletas y, aunque resulta un poco desagradable, también se puede pinchar la nariz por debajo para darle forma (como si metieras un dedo por el agujero de la nariz). Me resulta muy difícil darle una forma natural y me paso un buen rato poniendo y quitando masa de un lado a otro.



  Para la boca también se modela con las estecas. Se marca primero la línea que será la boca y presiona la parte superior e inferior con las estecas para delimitar los labios. Sé que no es fácil hacerse cargo sin ver un vídeo, pero es muy fácil encontrarlos en youtube. Las bocas no se me dan tampoco muy bien, pero hay un truco que me encanta, consiste en pinchar con un palillo en las comisuras y da un aspecto de estar sonriendo.



  Para el pelo estiro una pequeña bola de masa y la pongo sobre la cabeza con un poco de pegamento comestible. Una vez que está cubierta, le corto lo que sobra con la cuchilla.



  También es importante un poco de maquillaje, un poco (muy poco) de colorante rosa mezclado con maicena para darle un poco de color en las mejillas, otro poco en los labios y por supuesto ojos y cejas.



  El cuerpo también tiene que secar bastante, así que también lo fui modelando a la vez. Para las piernas se empieza con un cilindro algo alargado.



  Perfeccioné la forma y corté por la mitad para hacer las piernas.



  Hay que perfeccionar un poco el corte suavizando los bordes para que no se note el corte tan brusco de la cuchilla. Para que se sostuviera le puse una brocheta en cada pierna.



  Para el cuerpo también utilicé una estructura sencilla que esperé que se secara para añadirle los detalles más tarde y poder modelar sin que se deformara el centro. También llevaba una brocheta para poder sujetarla a las piernas y colocar luego la cabeza.



 Siempre había modelado directamente las figuras con pasta fresca y cuando daba forma por una parte se deformaba por otra, así que me ha gustado mucho utilizar esta pieza como estructura porque cuando estuvo seca fue muy sencillo poner más pasta de goma de color rojo oscuro como si fuera un jersey. 


 Los brazos los dejé para el final porque no tenía muy claro cómo iba a quedar la idea de la galleta.

 En cuanto a la tarta, como de costumbre Paula me pidió un bizcocho de chocolate, pero como tenía que darle un poco de forma no pude hacer su preferido que tiene la miga más húmeda. Hice un Madeira Sponge Cake de chocolate sencillo (muy pronto la receta). Para rellenarlo y cubrirlo hice una ganache de chocolate, es la apuesta más segura: ¡chocolate con chocolate!

  Mi primera idea fue hacer el bizcocho en un molde grande, pero al final me decidí a hornear dos tandas en un molde más pequeño (debe ser de 20x25 más o menos). Creo que así quedó mejor porque en moldes más grandes se corre el riesgo de que el centro quede menos hecho, pero me dio coraje no haberlo pensado antes porque podría haber hecho dos bizcochos totalmente distintos y que hubiera más variedad.


  La parte positiva fue que por una vez podía aprovechar las "jorobas" de los bizcochos para darle la forma a la tarta. Una vez fríos, igualé los laterales y recorté un poco la parte superior para darle la forma de un libro abierto.



 También los corté en dos capas que calé con un poco de almibar y rellené con ganache de chocolate


  Para poder manejarla un poco mejor puse los bizcochos en una bandeja de cartón recortada a la medida. La cubrí con fondant blanco como en Montaje de una tarta decorada. Nada más cubrirla marqué en los laterales la forma de las páginas con un cuchillo muy largo y fino.


  Para la parte inferior y superior que las páginas harían una pequeña curva, utilicé una esteca que viene muy bien para señalar líneas (dresden, creo que se llama).


  Con una tira muy fina y muy larga de fondant marrón en todo el filo se simula el lomo del libro.

Mientras la hacía no dejaba de pensar en el Libro Gordo de Petete
  El proceso de simular las páginas del libro fue bastante sencillo aunque algo entretenido porque tenían muchos detalles. La de lengua trataba sobre Holanda y daba bastante información en cuatro fotografías. Intenté simular todos los detalles, desde el tono de los recuadros hasta el texto que estaba escrito.


  Desde luego no fui capaz de copiar todo el texto, ya me costó bastante poner mi mejor letra y escribir de atrás hacia adelante, para controlar mejor el espacio del que disponía.



  Después intenté imitar las fotografías, con más o menos éxito. En concreto, había una fotografía de tulipanes, pero en vez de tulipanes hice algo más parecido a rosas porque se hacen en un momento (y que los holandeses me perdonen). Basta coger un churrito pequeño.



  Aplastarlo con un dedo, más por los bordes que por el centro.



  Y enrollarlo haciendo más presión por uno de los laterales, para que quede con una forma un poco cónica.



  Ahora que lo pienso utilicé todo tipo de materiales para esta página, fondant, rotuladores de tinta comestible, algunas estecas e incluso piping gel para simular el agua de los canales de Amsterdam. Para las palabras escritas en blanco sobre fondo oscuro utilicé una gota de colorante blanco y un pincel muy fino. 



  Y poco a poco, con algo de paciencia terminé la página de lengua.


Estuve muy tentada de marcar la respuesta correcta a la pregunta 1
  La página de mates fue más sencilla, porque sólo tenía dos dibujos y menos detalles que modelar así que me manejé muy rápidamente con los rotuladores de tinta comestible.



  Para la galleta intenté fijarla a dos más pequeñas con glasa real utilizando un truco que vi hace tiempo en Sugarbelle para hacer galletas con un soporte, consiste simplemente en utilizar la rejilla del horno para dar estabilidad a las galletas mientras se seca la glasa. Por cierto, poco después Mensaje en un galleta utilizó esta idea para hacer unas galletas completamente cubiertas de glasa con un estupendo tutorial.



  Para terminar decoré los laterales con algunas letras y números. La ayuda de Paula fue fundamental, porque me iba comentando los detalles sobre las lecciones que más le han llamado la atención, como que la G es la letra de Gato (y como no se lleva bien con la "e" ni la "i" suena más fuerte, como un bufido, pero si les acompaña la "u" ya son amigas). También me canto varias veces la canción del 3, que es tan elegante. O que la suma y el producto son amigos... En resumen, lo que poco a poco va aprendiendo de D. Pascual y que le hace un maestro estupendo.




  Además Paula insistió en hacer una galleta cortada y decorada por ella misma.




  Espero que D. Pascual tuviera un feliz día de cumpleaños y que podamos celebrarlo más veces porque confío en que también sea el profesor de Andrea!
 


7 comentarios:

  1. Guau¡¡¡¡¡¡ menuda tarta, será toda una sorpresa, ya quedan pocos profesores así, que todos los niños y los padres los quieran tanto.
    Esa tarta es una obra de arte

    ResponderEliminar
  2. Estupenda tarta, y muy buena idea la de dejar secar el fondant para modelar, te la copio. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Ohhh!! Qué bonita!! Se ve que está curradísima, tuvo que llevarte un montón de tiempo y paciencia, pero el resultado es estupendo, seguro que le encantó! Gracias por el paso a paso del personaje, hace poco tuve que hacer uno y no fui capaz, ahora me servirá tu tutorial =)
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegro de que os sirvan los truquitos!!!

      Eliminar
  4. Qué tarta más bonita y más aún siendo para un profe tan querido. Menudo trabajo, estupenda explicación como siempre. Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡madre mia, que preciosidad de tarta! menudo trabajo. Un besin

    ResponderEliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!