jueves, 26 de septiembre de 2013

Bizcocho de Manzana

  Tengo que confesar que este bizcocho ha sido "idea" de mi nena. Según parece había visto unos dibujos en los que hacían una tarta de manzana y me pidió que le hiciera una. Después de algunos experimentos, he conseguido un bizcocho estupendo de manzana, que nos comemos entre todos los adultos porque la nena no lo prueba, pero hay que reconocerle el mérito de la idea.


  Comencé con una receta básica, el bizcocho cuatro cuartos (el mismo peso de huevos, harina, azúcar y mantequilla) al que añadí la cantidad suficiente de manzana. El resultado es un bizcocho muy jugoso y con el toque de la manzana en trozos queda perfecto.

Ingredientes:
  • 4 huevos grandes a temperatura ambiente.
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 250 gr de harina tamizada.
  • 150 gr de azúcar blanca.
  • 100 gr de azúcar morena.
  • Una cucharadita de levadura en polvo.
  • 3 manzanas reineta (unos 500 gr).

  En teoría habría que pesar los huevos sin cáscara y utilizar el mismo peso de mantequilla, harina y azúcar, pero después de un par de bizcochos los huevos grandes vienen a pesar unos 250 gr, así que ya no los peso.
  En las primeras pruebas utilicé 250 gr de azúcar blanco, y también quedaba muy bueno, pero me gusta mucho el aroma caramelizado que le da el azúcar morena.
  Sobre las manzanas, me encanta el toque ácido de las manzanas reineta, pero a falta de reinetas se pueden utilizar cualquier tipo de manzana que os guste.

  Lo primero es encender el horno a 175º para que se vaya calentando. Mientras, batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar unos 5 minutos a velocidad media con las varillas eléctricas o en mi caso con la KitchenAid, hasta que esté esponjosa y el azúcar se haya integrado.


  Mientras se bate la mantequilla les quito el corazón a las manzanas.


  No me gusta pelar las manzanas demasiado pronto porque se oxidan, y las reinetas se oxidan más rápidamente todavía. Además a veces tienen algunas manchitas, como golpes, pero se quitan con facilidad.


  Por cierto, los corazones y la piel de la manzana no los tiro, los aprovecho para hacer una gelatina de manzana que le dará un poco de brillo al bizcocho.

 Reservo una manzana y media para adornar por encima, envueltas en film transparente para que no se oxide demasiado y la otra manzana y media la troceo para mezclarla con la masa del bizcocho.


  No cabe duda que las amasadoras-batidoras como la kitchenaid, te facilita mucho el trabajo porque va batiendo mientras haces otras cosas. Para ser exactos, pelé y corté las manzanas mientras se batía la mantequilla con los azúcares y ahora es el momento de añadir los huevos, de uno en uno, sin añadir uno hasta que el anterior se haya integrado completamente en la masa.


  Mientras se van añadiendo los huevos, yo aprovecho para rallar o trocear la manzana. Una de las veces utilicé un rallador muy fino que prácticamente hizo zumo de manzana, lo que dejó la masa demasiado líquida así que ahora prefiero utilizar un rallador que hace trozos pequeños de manzana.



  Mientras rallo la manzana, voy añadiendo la harina tamizada con la levadura en dos o tres tandas, y la KitchenAid me lo mezcla lo justo para que se integre, pero sin batir demasiado.



  Por último le pongo los trozos de manzana y los mezclo con la espátula.



  Se pone la masa en un molde previamente engrasado, el mio es cuadrado de unos 18 o 20 cm.



  La manzana y media que tenía reservada, la parto en cuartos y le hago cortes lo más finos que puedo sin llegar a cortarla del todo.



  Le pongo los seis trozos de manzana por encima. Si os fijáis hay algunos trozos más oscuros porque se oxidan enseguida, pero después de hornearlo ni se nota.



  El tiempo del horno depende de varias cosas como la forma del molde, la cantidad de masa y por supuesto el propio horno. Este estuvo entre 45 o 50 minutos, pero siempre hay que tener la precaución de pinchar el bizcocho con un palillo y comprobar que sale limpio.



  En cuanto se enfría un poco ya se puede desmoldar y dejar que se enfríe del todo sobre una rejilla. 

  Mientras el bizcocho está en el horno, hago una gelatina de manzana con las pieles y los corazones que estaban guardados. Para eso necesitamos unos 100 gr de azúcar, 100 gr de agua y las pieles. Se calienta el azúcar con el agua hasta que se disuelva y entonces se añaden las pieles y corazones de manzana y se deja hervir a fuego lento durante 10 o 15 minutos.



  Una vez frío el bizcocho le di una capita de gelatina por encima con el pincel.
Además de darle un poco de brillo, parte de la gelatina se absorbió y le aportó jugosidad al bizcocho.



  Como comentaba antes, la nena no lo prueba pero mi padre me ha pedido que le haga uno cada quince días!


6 comentarios:

  1. Me encantan los postres que llevan manzana. El bizcocho te quedó estupendo¡¡¡¡¡¡
    http://arruadamontse30.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Jeje, qué guay, es genial cuando ves que a la familia les gusta algo de verdad. Lo de la pequeña es normal, los niños son así de caprichosillos, comen por los ojos. Tiene una pinta genial genial genial. Las manzanitas que vas a poner enteras las podías meter en agua con un poquito de limón y cubitos para que no se te oxiden, pero la verdad es que luego no se nota nada. Saludos! :)

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las tartas de manzana y mira que habre hecho versiones varias pero nunca se me a ocurrido rayar la manzana...lo tengo que probar!,felicita a tu nena de mi parte,un bizcocho chulisimo y requeteseguro que buenisimo:-)!
    Besines a las 2:-)

    ResponderEliminar
  4. Muy buena esta receta...mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla de bizcocho, muy buena idea la de tu niña aunque no lo pruebe, ya apunta maneras. Besitos!!

    ResponderEliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!