lunes, 17 de septiembre de 2012

Tarta de Queso y Caramelo

  Me ha encantado esta tarta de queso. Es una receta similar a otras recetas, pero ha quedado muy suave, muy cremosa y el toque de caramelo es muy sutil, pero buenísimo. La vi en el blog i-Recetas (¡qué maravilla de recetas!), aunque he cambiado algunas cantidades.


  Hay que tener en cuenta que se recomienda hacerla la noche antes, dejándola toda la noche en el horno (apagado, claro está). Se termina al día siguiente con la capa de caramelo. Lo digo antes de empezar con la receta porque a mi siempre se me pasan estas cosas, y me pongo a buscar recetas el sábado por la mañana para la comida, y me doy cuenta (con mucha rabia) que no puedo hacerlo en una mañana.

Ingredientes:
Para la base de galletas:
  • 100 gr de mantequilla fundida (50gr en la receta original)
  • Una cucharada de azúcar en polvo.
  • 180 gr de galletas tipo digestive.
  • 22 gr de cacao en polvo (yo no lo puse).
Para la crema de queso: (la mitad de ingredientes en la receta original)
  • 160 gr. de azúcar en polvo. (80 gr. en la receta original)
  • 10-12 gr de maicena (4 cucharaditas de té). (5-6 en la receta original)
  • 4 huevos. (2 en la receta original)
  • 60 ml. de zumo de limón. (30 ml  en la receta original) 
  • 16 ml. de extracto de vainilla. (8 ml. en la receta original)
  • 540 gr. de queso crema (Philadelphia). (270 gr. en la receta original)
  • 540 gr. de nata. (270 gr. en la receta original)

Para la crema de caramelo: (se hace al día siguiente)
  • 80 gr. de azúcar.
  • 115 ml de nata.
  • 45 gr. de mantequilla.
  • Aroma (vainilla, limón...)

  Sobre los ingredientes tengo que comentar que me fallaron las galletas. No tenía ni digestive, ni chiquilin, ni siquiera maría dorada. Las únicas galletas que había en la casa eran unas integrales muy sosas, sosísimas, pero como el resto de la tarta estaba muy buena, nadie se quejó.
  Las cantidades que he puesto de la crema de queso es justo el doble que en la receta, aunque en la foto aparecen las cantidades de la receta original. Es que al poner la crema en el molde me pareció muy poca cantidad, así que rápidamente hice otra tanda igual. Creo que fue una idea muy buena porque quedó estupendamente (claro que en casa somos muy golosos).

  Empezamos triturando las galletas, se puede hacer metiendolas en una bolsa de congelar y dándole golpes con un rodillo, aunque yo se lo pedí a la Thermomix, que las deja como polvo.



  Se le añade el azúcar, la mantequilla derretida y el cacao (aunque yo no lo puse). En la receta original son 50 gr. de mantequilla, y probablemente sea suficiente para otro tipo de galletas, pero al mezclarlo quedaba todo muy suelto, no sé si se aprecia en la foto.


  Así que le fui añadiendo más mantequilla hasta que conseguí una masa que se podía apelmazar para formar la base de la tarta.


  Yo utilicé un molde desmoldable de unos 22 cm de diámetro. Solo le puse un papel vegetal (o de hornear) en la base para poder separarla mejor cuando la tarta estuviera hecha, y confiaba en el spray desmoldante para que no se pegara a los laterales, así que no me preocupé mucho de forrar completamente el molde. El detalle que no tuve en cuenta es que la tarta se cuece al baño maría en el horno, y mi molde no es que sea especialmente malo, pero tampoco es que sea impermeable, así que me quedé un poco preocupada temiendo que la galleta quedara reblandecida.
  No quedó mala, pero tampoco era una base firme de galleta que yo tengo asociada a estas tartas. Supongo que la próxima vez me saltaré lo del baño maría, porque no se me ocurre qué otro tipo de molde puede venir bien para estas tartas que son tan delicadas.

  En cualquier caso, lo suyo es forrar bien el molde y aplastar la masa de galletas en la base para que quede firme. A mi me ayudaron mis pinches.


Paula vino de espontanea, en verdad el trabajo lo hizo Andrea....
  Mientras preparamos la crema de queso, se guarda el molde en la nevera y vamos precalentando el horno a 165º con una fuente o bandeja con agua donde quepa el molde. La crema es muy sencilla de preparar, yo tenía el queso a temperatura ambiente que es más cómodo de manejar. Se mezcla con el azúcar glas con una cuchara de madera o una espátula, pero con suavidad para que la mezcla no coja aire (sin varillas).



  Se añade la maicena y se mezcla hasta que quede integrada. Se añaden los huevos de uno en uno, es decir que no se añade el segundo hasta que el primero está completamente integrado en la masa.


  Se añade el zumo de limón, la nata y el extracto de vainilla, y se remueve con cuidado. La mezcla parece que queda un poco líquida, pero se cuaja.


  Al verterla en el molde me pareció poca cantidad (o un molde muy grande). 


  Así que repetí el proceso.


  Metemos el molde en el horno, dentro de otro que tenga agua para que se cueza al baño maría. Según la receta tiene que estar unos 45-50 minutos, pero como yo había puesto el doble de crema lo tuve una hora y cuarto (hasta que empezó a dorarse los bordes). 


  Apagué el horno y me daba la impresión de que el centro todavía estaba muy líquido, pero hay que dejar el molde dentro del horno toda la noche y termina de hacerse mientras el horno se va enfriando.

   Al día siguiente preparamos el caramelo. 

  
  Aquí también preparé el doble de cantidades pero porque creí que no me estaba saliendo bien. La cuestión es que hay que comenzar calentando el azúcar para que se vaya caramelizando. He leído varias veces que no se debe remover el azúcar porque se forman cristales, aunque confieso que soy incapaz de tener el cazo quieto, y lo muevo con cuidado para que el azúcar se vaya quemando de manera homogénea. 

  Empecé a hacerlo en un cazo y creo que no iba mal.



  Pero el siguiente paso es retirar el caramelo del fuego y añadir la nata y mantequilla (y aroma si queremos ponerle). Para que no salte mucho el caramelo (cuidado que quema) es mejor que la nata y la mantequilla no estén frías, se pueden templar en el microondas o sacar de la nevera un rato antes.
  El problema que me encontré es que al añadirlas el caramelo se quedó completamente cuajado y duro, así que inmediatamente pensé que me había equivocado en algo. Pensé que el había quemado demasiado el azúcar por haberlo puesto en un cazo, así que empecé de nuevo pero en una sarten.


 Me temo que el resultado fue el mismo. Al añadir la nata y mantequilla el caramelo volvió a quedarse como un pegote.


  Menos mal que esta vez no tuve tiempo de desesperarme, creo que vino alguna de las niñas a preguntarme algo y me quedé distraída removiendo aquello. Cuando me volví a fijar en lo que estaba haciendo, resulta que los bloques de caramelo se estaban disolviendo en la nata, así que continué removiendo para que espesara un poco.


 Y finalmente quedó una salsa estupenda.


  Una vez templada un poco, la puse sobre la tarta, pasándola por un colador por si había quedado algún trocito de caramelo.


  Tiene que enfriarse varias horas en la nevera, para que el caramelo coja consistencia. No tenía muy claro cual sería la consistencia final, así que terminé el primer intento (lo había dejado aparcado) y lo puse en un par de moldes pequeños, a ver si quedaba como toffee o fudge


  Al final la capa de caramelo tiene una consistencia de salsa muy espesa cuando está a temperatura ambiente. Cuando está fría no llega a ser tan firme como el fudge, pero es más como crema pringosa. Por cierto, ¡está buenísimo! Ya le he dado más usos a lo que sobró y me encanta.

  Para terminar la tarta, quemé un poco más de azúcar para hacer unos adornos de caramelo, que le fui pegando por los laterales. 


  Me temo que no tengo foto del corte, es que estaba muy buena y aunque sobró un poco, me comí el último trozo sin pensar en fotos ni en nada...


16 comentarios:

  1. Ufff me he enamorado solo verla, que pinta mas deliciosa!! Y que buen paso a paso!

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm...que tarta más bonita para la vista y probarla tiene que ser estupendo, me mandas un trocito y soy feliz.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. que maravilla de tarta!!

    http://lacocinadelarana.blogspot.com.es/

    Besis

    ResponderEliminar
  4. Vaya supermegatarta de queso con caramelo ... ayshhh qué lujazo de blog!!!!

    Gracias, xtos.

    ResponderEliminar
  5. Elle est superbe cette tarte au fromage bravo pour la décoration 5*
    bisous

    ResponderEliminar
  6. deliciosa tarta y con esas ayudantes, en un periquete!!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué maravilla de tarta! A nosotros también nos pasa lo de buscar recetas el sábado por la mañana para comer y luego darnos cuenta de que no tenemos tiempo de hacerlas. Sin ir más lejos, nos ocurrió el pasado sábado ^_^.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii... es una pena, porque tengo un montón de recetas en "pendientes" pero se me olvida leermela con tiempo. Eso sin contar con que no te falte algún ingrediente, que también me ha pasado!

      Eliminar
  8. Uhhhh que buena tiene que estar, un dia de estos me animo y la preparo. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Mi Bloguico de Cocina18 de septiembre de 2012, 18:51

    Te ha quedado preciosa!!!

    Y la cobertura tengo que probarla porque si dices que sabe deliciosa seguro que me gusta. Gracias por decir lo que te ocurrió al hacerla, porque así voy prevenida y si me sucede igual que a tí seguiré removiendo hasta que quede la crema.

    Besicos!!!

    www.mibloguicodecocina.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Te ha quedado extraordinaria. El paso a paso impresionante. No me extraña que te saliera rica. Tienes unas ayudantes muy simpáticas.
    Un besazo.
    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  11. Buenisima tarta de queso, además de preciosa y tentadora.. estoy buscando un postre para este finde que son las fiestas de mi pueblo, y no descarto esta. Me ha encantado!!! Besos,

    ResponderEliminar
  12. se ve muy apetitosa ñam ñam ñam, yo también preparé alguna de queso y también la ssubi a mi blog :).
    un saludo!

    ResponderEliminar
  13. QUE BUENA PINTA!!!!!! ESTA CAE MAÑANA!!!!!!! Y ME ENCANTAN LAS FOTOS!!!!BESICOS

    ResponderEliminar
  14. Crear una tarta de queso con queso de calidad eleva el placer gastronómico. La riqueza y el sabor auténtico transforman cada bocado en una experiencia indulgente y memorable.

    ResponderEliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!