miércoles, 9 de marzo de 2011

Original "Toll House" Cookies

  Lo mio con las Cookies fue amor al primer bocado. Y recuerdo perfectamente ese primer bocado: estaba visitando a una amiga en Lansing (Michigan), en 1998... qué tiempos! De vuelta a casa, busqué y busqué en todos los supermercados galletas que se le parecieran, pero no había manera. Todas las galletas "parecidas" estaban muy secas, o duras nada que ver con esa galleta jugosa y blandita que recordaba.

  Entonces intenté buscar la receta, pero en el 98 apenas empezaba a manejarme con INTERNET (en mayuscula, porque entonces todavía nos tratábamos "de usted"). Con bastante dificultad, encontré una receta y en inglés por supuesto (con el inglés me sigo tratando "de usted") y aunque estaba segura de que la había traducido mal (eso del bicarbonato me sonaba raro) me animé a intentarla.... ¡Qué desastre! Aquello fue una MEGA galleta del tamaño de la bandeja del horno... toda la masa espachurrada con montañitas de chocolate... porque entonces tampoco se encontraban (o al menos yo no encontré) las gotitas de chocolate tan apañadas que se ven ahora, así que cogí una tableta de medio kilo de Cobertura de chocolate Valor (que tiene un grosor como mi dedo pulgar) y intenté trocearla "a fuerza-bruta", con lo que me quedaron gotas de chocolate del tamaño de uvas (lo cierto es que era lo mejor de la mega galleta!).


  Afortunadamente, después de tantos años, las recetas se encuentran con facilidad, los trucos se aprenden y las gotas de chocolate se venden en casi todas partes, así que mis galletas han mejorado bastante. 

  La receta de hoy (como tantas otras, vista en el Rincón de Bea) es la original de la inventora de éstas maravillosas galletas y está francamente buena. En cualquier caso merece la pena una visita al Rincón de Bea para conocer la historia que es muy curiosa. 


Ingredientes:

  • 300 gr. harina.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 250 gr. mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
  • 150 gr. azúcar blanquilla
  • 150 gr. azúcar moreno,
  • 2 huevos grandes.
  • 1 cucharadita extracto de vainilla
  • 340 gr. pepitas de chocolate.
  • 100 gr. nueces picaditas (Yo no se las puse por si la nena comía alguna, es que además de ser pequeña, apenas tiene media muela)
  Tamizamos la harina, bicarbonato y sal. 

 Con la mariposa en las cuchillas, batimos la mantequilla con los dos tipos de azúcar a velocidad 2 y medio durante unos tres minutos hasta que obtengamos una mezcla suave y cremosa. Añadir el extracto de vainilla (también puede utilizarse una cucharada de azúcar avainillada). 
  Hay que batir bien la mantequilla, es uno de los trucos importantes para ésta (y según estoy descubriendo) otras muchas recetas. Lo de tenerla a temperatura ambiente es importante para que se pueda batir bien, no vale calentarla o acercarla a algo caliente por que se derrite. Lo único que se puede hacer es (como se ve en la foto) es cortarla a cubitos para intentar que se adapte más rápidamente a la temperatura. Es cierto que a mi me empezaron a salir con mejor presencia desde que tengo la Thermomix, aunque reconozco que antes no batía bien la mantequilla (a lo sumo mezclaba rápidamente con la batidora). Supongo que con unas varillas eléctricas también se pueden conseguir unas galletas estupendas. 


Añadir los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada huevo. 


  Quitamos la mariposa, incorporamos la harina en dos veces, hasta que justo esté integrada. 


  Sacamos la masa de la Thermomix, y en el bol mezclamos con los trocitos de chocolate (y nueces, si le hubiéramos puesto). Por cierto, para que no os pase como a mí en mis primeros intentos, hay un Truco buenísimo si no encontramos o se nos han acabado las gotitas de chocolate. Yo se lo vi a Morgana, y es de esas ideas tan fáciles y sencillas que da coraje no haberlas pensado. Consiste en fundir el chocolate y ponerlo en un biberón (de cocinar, no los de bebé) o manga pastelera y dejar caer gotitas de chocolate sobre un papel vegetal. Es un poco entretenido, pero una vez que le coges el truco se acelera y quedan estupendas. 

  Añadir las pepitas de chocolate mezclando a mano con una espátula hasta que estén repartidas uniformemente.


  Dejar reposar en la nevera hasta que la masa esté bien fría, incluso de un día para otro. Este es otro de los trucos importantes para que salgan bien.

  Precalentar el horno a 190º.

  Aunque parezca curioso, hay que hacer bolitas con la masa, ella sola se encarga de aplastarse y coger forma. Por eso, en mi primer intento que puse la masa con forma de galleta y bastante cerca una de otra, se extendió de tal manera que ocupó toda la bandeja. También es interesante colocar un papel vegetal (o de hornear) porque se pegan.


 Se pueden hacer con una cuchara de helado o una normal, lo importante es intentar que tengan todas mismo tamaño y colocarlas sobre una bandeja de hornear bastante separadas entre sí.


  El tiempo de horneado es algo muy aproximado. A mi me gustan que estén ligeramente doradas pero blanditas por dentro, pero hay a quien le gustan más duritas. Os puedo decir que las tengo unos 12 minutos, aunque si se las hago a mi sobrino, las dejo hasta los 14. Y por supuesto, cada horno es un mundo, así que hay que hacer varias tandas para cogerles el punto.


  Dejar reposar en la bandeja durante un par de minutos y pasarlas a una rejilla para que se enfríen, pero con mucho cuidado porque están muy blanditas. Cuando se enfríen se quedarán más firmes y manejables. Y deliciosas, claro. 
 
  Que conste que en la foto sólo hay un tercio de las galletas que salen con estas cantidades. Al día siguiente hice otra tanda, y el resto lo guardo en el congelador, porque se pueden congelar muy bien antes de cocer la masa. Espero que os gusten.



10 comentarios:

  1. menuda pinta tienen esas galletas, una receta genial.
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Laura! Al final me ha entrado antojo y he sacado la última tanda del congelador!

    ResponderEliminar
  3. Qué pinta, aunque yo, conociéndome me comería la masa antes de hornearla ¿has probado el helado de cookie dough de ben & Jerry's? mmmmmmmmmmmmmmmm

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias! Ya lo creo que he probado esos helados! Están de vicio!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues haciendo las bolitas más grandes o poniéndolas más juntas te hubiera quedado un diagrama de Voronoi de galleta monísimo.

    ResponderEliminar
  6. Este Malapata, siempre pensando en lo mismo...

    ResponderEliminar
  7. Que buena pinta,me la guardo la receta.
    Aunque es parecida a las que posteè yo,lo que pasa que las mias,llevaban trozos de nueces también.
    Gracias guapa.
    Un beso,Mily.

    ResponderEliminar
  8. Si que es verdad! Conozco dos o tres recetas de cookies que tienen los mismos ingredientes pero con ligeras variaciones y todas están muy ricas. La próxima vez haré otras que tengo de una revista para terminar de decidirme cuales me gustan más!

    ResponderEliminar
  9. Ole ole y olé qué pedazo de galletas! Qué delicia...
    un abrazo y buen finde!

    ResponderEliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!