lunes, 8 de diciembre de 2014

Galletas de Harina de Castaña

  Había dejado aparcadas estas galletas que hice para Halloween aunque no sé muy bien porqué. Es verdad que la decoración es de lo más sencilla, pero quería probar una harina de castañas que me había regalado mi hermana y la verdad es que les daba un toque curioso.

  Utilicé como base la receta de estas galletas de chocolate, de hecho dejé la mitad con cacao y la otra mitad de castañas.

Justo las de castañas están al fondo de la caja!
  Tuvieron muchísimo éxito, demasiado quizás porque la mitad de los niños del parque quisieron galletas estuvieran o no invitados a la merienda... En cualquier caso me alegro de que gustaran y todavía me queda harina de castañas para otra remesa o para un bizcocho, que también debe quedar muy bueno.


Ingredientes:
  • 375 gr de harina.
  • 75 gr de cacao en polvo.
  • 75 gr de harina de castañas.
  • Una pizca de sal.
  • Una pizca de canela en polvo.
  • 270 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 270 gr de azúcar glass tamizada.
  • Un huevo grande.
  • Una cucharada de pasta de vainilla.

  En la receta original se tamiza el cacao con la harina, pero como quería separar la masa y hacer dos mitades distintas, lo añadí al final. 

  Empezamos batiendo la mantequilla con el azúcar glas tamizada, primero al mínimo porque sino se esparce el azúcar por toda la cocina. Se bate lo justo para que se integre el azúcar pero sin pasarse porque al batir en exceso se introduce demasiado aire en la masa y después queda la superficie con burbujas.



  Se añade el huevo ligeramente batido. Igual que antes, batimos lo justo para que se integre. Añadimos también la pasta o extracto de vainilla y el pellizco de sal.



  Añadimos la harina tamizada, de cucharada en cucharada, dejando que la KitchenAid la mezcle. Quien dice KitchenAid, dice cualquier tipo de amasadora, incluidas las manos.



  Yo pesé la masa y la dividí en dos partes iguales.



  A una de ellas le añadí el cacao tamizado con la canela en polvo y a la otra le añadí la harina de castañas. Creo recordar que la de harina de castañas quedó un poco más blanda, no hay más que añadir un poco más de harina hasta que se haga una bola con facilidad.



  Se dejan enfriar una media hora en la nevera y después estiramos entre dos papeles vegetales (o de hornear).



  Para las galletas resultan muy cómodos los rodillos como el de la fotografía anterior, que tienen niveles para que toda la superficie quede igualada a la misma altura, yo utilizo el mediano que mide unos 6mm. Cuando la masa esté estirada, se vuelve a enfriar una o dos horas hasta que esté bien dura, aunque se puede dejar más tiempo si se quiere.

   Cuando empecemos a cortar la masa, encendemos el horno a 175º para que se vaya calentando. Lo bueno de que la masa esté firme es que las galletas se cortan estupendamente y quedan exactamente de la forma del cortador.



  Utilicé uno de tulipan para hacer fantasmitas. En la siguiente fotografía se ve lo bien que salen las galletas cortadas.


  Las galletas se ponen en una bandeja de horno, a poder ser con un silpat o mantel de silicona que les viene muy bien en el horneado. Es un consejo que leí hace tiempo en Mensaje en una galleta.



  Si el horno todavía no se ha calentado, se vuelven a guardar en la nevera. Si las galletas están frías, mejor que mejor. Se hornean durante unos 10 minutos, aunque el tiempo de horno depende bastante del tamaño de las galletas hasta que veamos que los bordes empiezan a cambiar ligeramente de color.
   Al sacarlas del horno, se dejan cinco minutos en la bandeja y luego se pasan a una rejilla hasta que se enfrían. 

  Hice lo mismo con las de chocolate, y el resultado fue extraordinario.



  Las decoraciones fueron muy, pero que muy sencillas porque el tiempo no me sobra, así que utilicé el método más rápido que conozco.



  Empecé por las de castañas, para decorarlas extendí un poco de fondant blanco y corté la misma silueta que las galletas. Utilicé una pajita para hacer los ojos.



  Podían quedarse así, pero les puse sonrisas con el mismo cortador o un palillo, porque tampoco quería que nada fuera de mucho susto.



  La misma idea para las de chocolate, con Jack Skeleton en la cabeza pero en versión super simple. Me vino muy bien una caja de cortadores de formas geométricas básicas de varios tamaños.



  No debían dar nada de miedo porque se las comieron todas en un periquete...






4 comentarios:

  1. Jajaja, qué galletas más monas! Yo hubiera hecho igual que los niños, me hubiera colado a ver si me caía alguna galletita :D

    1 besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, te habría invitado sin necesidad de colarte!!! Un beso y gracias

      Eliminar
  2. Qué pinta más rica tienen estas galletitas. Me comía unas cuantas sin pestañear! =)
    Y lo de harina de castaña, nunca lo había oído, pero me parece súper original!
    Un besote!^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si! Son castañas molidas muy fino y tiene la apariencia de una harina gruesa, He puesto la caja en la primera fotografía para que se vea y podáis buscarla si os interesa. Estoy deseando hacer un bizcocho con esta harina a ver que tal queda.
      Gracias por tu visita!

      Eliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!