viernes, 18 de noviembre de 2016

Dulce de Membrillo y Manzana

  Hace unos días me encontré con una sorpresa estupenda, me regalaron una enorme caja con unos membrillos recién cogidos del árbol y no tardé ni un día en preparar una deliciosa carne o dulce de membrillo. 
  He mezclado un par de recetas, la de El invitado de invierno, de donde he seguido los principales pasos y la de Directo al paladar, de donde he sacado la idea de incorporar manzanas que le dan un toque muy bueno.



  La combinación de dulce de membrillo con queso es una de mis preferidas.


Ingredientes:
  • 1 kg de membrillos pelados y sin corazón.
  • 500 gr de manzanas peladas y sin corazón.
  • 500 gr de azúcar blanca.
  • 500 gr de azúcar morena.
  • El zumo de un limón.
  • Canela en rama o una cucharada de pasta de vainilla.

  He puesto las cantidades de la receta a modo de ejemplo, ya que realmente nunca se sabe cuánto pesa la fruta pelada y sin corazón. En mi caso eran 7 membrillos medianos y dos manzanas grandes, pero lo que hago en general es pesar los trozos de membrillos una vez pelados y sin el corazón, le añado aproximadamente la mitad de ese peso en manzanas (para un kg de membrillo, medio de manzanas). 
  La cantidad de azúcar también depende del peso de la fruta, yo le pongo el mismo peso de membrillo que de azúcar, puede ser todo el azúcar blanca o una parte de azúcar morena, que me gusta mucho el gusto que le aporta. Si no le pongo manzana, entonces el ajusto la cantidad de azúcar a dos tercios del peso de los membrillos.

  He probado a aromatizarlo con una cucharada de pasta de vainilla y está bueno, pero me gusta más con un trozo (o dos) de canela en rama.

  Los membrillos que me regalaron estaban recién cogidos del árbol y tenían como una pelusa, pero se limpia enseguida con agua y la piel es lisa y muy fina. La carne del membrillo es bastante dura, pero se pela bastante bien con un pelador de patatas. El corazón se quita con cuchillo afilado y se trocea en trozos del mismo tamaño, aproximadamente.



  Se ponen todos los trozos de membrillo y manzana en una fuente con el azúcar y el zumo de limón y se deja reposar.



  Lo dejo varias horas y lo remuevo de vez en cuando, de manera que el azúcar se disuelve y la fruta suelta su jugo. 



  Entonces lo pongo todo en una cazuela para que se vaya cocinando la fruta. En unos 30 o 40 minutos se nota que el líquido ha espesado y la fruta cambia de color a otro más dorado. En ese momento lo paso a la Thermomix, y programo un par de minutos a toda velocidad para que quede lo más fino posible. La primera vez que lo hice utilicé una batidora de cuchillas que no tiene mucha potencia y quedó un poco grumoso.


  Si vemos que está muy líquido se puede poner un rato más al fuego, pero si se cuaja al meterlo un ratito en la nevera, es que ya está. Al volcarlo en un recipiente tiene la textura de un puré.



  Pero al dejarlo enfriar se cuaja y queda firme.


  También se puede dejar en un molde de silicona y queda precioso.



  ¡Delicioso!


2 comentarios:

  1. que bueno ¡¡¡ y con queso fresco o de tetilla una delicia ¡¡¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar

Me encantaría seguir aprendiendo con tus ideas y comentarios. Muchas gracias por participar!